Aviso: mi propuesta tiene muuuuchos fallos. Básicamente, ha nacido con la influencia de los sitios en los que he estado, de las situaciones que afrontaba. Es, por tanto, una propuesta muy ligada a contextos. Y muy ligada a mi personalidad, también. Así que tengo serias dudas acerca de lo exportable que pueda ser...

Razones que me motivan a evaluar de otro modo.
  • Puedo hacer figurillas metodológicamente; si al final evalúo como siempre, el mensaje que estoy enviando a mi alumnado es "en clase suceden unas cosas, pero tú estudia como siempre".
  • Me gustan las interacciones entre ideas. Así, me gusta la metodología que integra disciplinas en vez de disgregarla. Por tanto, si lo meto en mi metodología, lo tengo que meter en mi evaluación.
  • Si el alumnado percibe que tiene control sobre los procesos de evaluación, que puede elegir, la conflictividad del aula cae considerablemente.
  • Si el alumnado es activo, cada hora de clase se convierte en una hora (bueno, no tanto, pero casi) de aprendizaje.
  • Si la evaluación se integra en la metodología como una forma de aprender, no hay sorpresas al final, otra de las fuentes de conflictividad, esta vez con las familias.
  • A ver el palabro... La metacognición me parece muy poderosa para el aprendizaje. Por lo tanto, en vez de crear situaciones y que las protagonice el alumnado, les ofrezco la oportunidad de que ellos y ellas jueguen ambos roles. Aunque tengo dudas de si eso lo tengo que hacer al tirón o pasito a pasito.
... (en construcción)

Documentos que empleo

Referente de competencias
Referente de contenidos

... (en construcción)