EVALUACIÓN DE LAS COMPETENCIAS BÁSICAS EN EDUCACIÓN

Este es un lugar de trabajo colaborativo para estudiar, debatir, investigar, comentar... cuestiones relacionadas con los procesos de evaluación en el marco del desarrollo de las competencias básicas en la educación.
testscartoon.jpg
La primera propuesta podría ser analizar algunas concepciones sobre la evaluación que, a juicio de la autora del documento, se encuentran bastante arraigadas entre el profesorado y, sin embargo, tal vez no se ajusten a la realidad o no sean el mejor enfoque para abordar los diferentes aspectos que se mencionan:


A continuación, podemos ver las propuestas que la propia autora hace en relación con dichos cambios:

(Neus Sanmartí: LA EVALUACIÓN DE LOS APRENDIZAJES. (adaptado del capítulo 2 del libro: Garín, J. y Sanmartí, N. (1998) La evaluación institucional. Ministerio de educación. Argentina)

Y ahora, antes de seguir, veamos un bonito reportaje...

nodo.jpg



Una propuesta


  1. El alumnado identifica objetos de aprendizaje y los convierte en objetos de evaluación.
  2. El alumnado elabora criterios para los objetos de evaluación respondiendo a la pregunta: "cómo demuestro que esto forma parte de mi conocimiento".
  3. Los criterios de evaluación están formulados mediante verbos que puedan demostrar competencias y se corresponden con procesos, no con productos.
  4. El alumnado elabora productos digitales y durante su elaboración demuestran que se verifican los procesos buscados.
  5. El profesorado acompaña en esa elaboración de productos digitales de tres maneras:
    1. Ayuda a reflexionar sobre el proceso y el producto al aplicar el criterio de evaluación.
    2. Ayuda a reflexionar sobre el propio criterio de evaluación al aplicarlo.
    3. Ayuda a crear el contexto (acciones, protagonistas, problema, decisión, conocimientos requeridos y añadidos) que acompaña al aprendizaje.
  6. El alumnado obtiene la calificación del proceso a partir de los procesos puestos en marcha (siempe) y, en su caso, de productos que pueda haber elaborado.
  7. Si es necesario, se puede hacer un ejercicio de evaluación clásico, pero con finalidad validadora de la calificación obtenida, no con valor calificativo. Simplemente para demostrar que proceso y productos generaron conocimiento.
  8. El ejercicio validador estará formulado en términos que hagan uso de los procesos puestos en marcha, de los productos elaborados y del criterio de evaluación.
  9. El ejercicio validador será propuesto por el propio alumnado y convalidado por el profesorado.

Este proceso puede ayudarse tanto de tIC para crear como de portafolios digitales para representar ante los demás (el docente, sí, pero también el resto del alumnado) los aprendizajes. De ese modo "copiar" se puede convertir en "inteligancia colectiva" mediante buenos mecanismos de cita y comentarios (evaluación social en realidad).

Al final del proceso (si es que hay un final) el alumnado habrá desarrollado aprendizajes permanentes alrededor del objeto de aprendizaje (y probablemente alrededor de otros objetos de aprendizaje asociados) y contará con un criterio de evaluación interiorizado y que podrá aplicar autónomamente.

Durante el proceso, el profesor puede rezar, en caso de ser creyente, para ayudar a que todo esto produzca aprendizajes permanentes. En caso de no ser creyente, puede repetirse a sí mismo, insistientemente, "ánimo, va a salir bien; ánimo, va a salir bien; ánimo, va a salir bien...". Adminístrese tantas veces como se precise.